• César Verdugo Lima

El que sobrevive no es el más fuerte, sino el que es más capaz de adaptarse a los cambios

Actualizado: feb 13

La teoría de la evolución aplicada al emprendimiento.


“Quienes sobreviven no son los más fuertes, ni los más rápidos, ni los más inteligentes; sino aquellos que se adaptan mejor al cambio. En la lucha por la supervivencia, los más aptos ganan a expensas de sus rivales porque consiguen adaptarse mejor a su entorno”.


En simple, quienes no logran interpretar los cambios del ambiente y adaptarse a ellos, terminan poco a poco desapareciendo. Pero quienes se encuentren más abiertos a los cambios y sean proactivos, se podrán adaptar mejor a estos e incluso, podrán sacarles provecho.


Esto planteó Darwin en su Teoría de la evolución de las especies. Un ejemplo clásico son las especies marinas prehistóricas, las que sufrieron cambios fisiológicos para adaptarse a nuevos ambientes, dando paso a nuevas especies terrestres: como los conocidos anfibios, reptiles, ¡e incluso a las aves!


Pero, te preguntarás qué tiene que ver esto con el emprendimiento, ¿no?


Te pongo otro ejemplo: En algún momento, a las personas les surgió la necesidad de transportarse de un lugar a otro. Alguien de dio cuenta de esto y nacieron los taxis, pero luego surgió la necesidad de contar con el servicio de taxi en un lugar determinado y a una hora determinada, algunos taxis supieron interpretar esta necesidad y evolucionaron a radio-taxis. Pero ¿y podríamos incorporar el uso de tarjetas de crédito como medio de pago?, o ¿se puede saber desde antes cuál será el costo del viaje? ¿Les suena conocido? ¡Claro! Esto dio paso a la creación de Uber, Cabify, Didi.


Pero, tú me dirás: -¿no era que quien no evolucionaba desaparecía? Te equivocaste pues los taxis siguen existiendo, ¡no desaparecieron!- Claro, también existen especies acuáticas en el mar. No todas evolucionaron a anfibios, reptiles o aves… pero te aseguro que no son las mismas que existían en la prehistoria.


Emprender no es una tarea fácil. La invitación es a:


  • Escuchar al cliente y estar atentos a tu competencia.

  • Estudiar el entorno, ser proactivo e intentar anticiparte a los cambios que se producen en él.

  • Planificar estratégicamente todos los pasos teniendo en cuenta siempre al cliente.


Hoy en su natalicio 211 le damos las gracias a Darwin por sus aportes, que, aunque de seguro no se lo imaginó, trascienden a los seres vivos.

©2020 Hecho con por Catalis Consulting